ARTÍCULOS DE CASA VIEJA
 
 
 
 
HISTORIAS DE CASA VIEJA
 
 
 
Bernardo Hoyos
Director Emisora 106.9 FM
Universidad Jorge Tadeo Lozano
 
___________________________________________________________________________________
|
 |
|

En 1976 Horacio Jaramillo, siempre visionario, tuvo la idea de aprovechar el hermoso Claustro de San Diego para instalar un restaurante.  Le dijeron que esa idea no ofrecía futuro, pero él comprobó que si tenía razón.  El Claustro tiene tres hermosas galerías comedor y una especie de café terraza, estilo francés, que da al patio interior.  De inmediato se convirtió en un centro de atracción, sobre todo para los turistas del Tequendama.  La cocina de orientación muy colombiana mantiene su calidad, aunque al principio ofrecía unos langostinos tan enormes, que con su sápida salsa golf eran suficientes para un almuerzo. 

Casa Vieja del Norte fue otra historia.  Horacio aprovechó una casa estilo campesino de la sabana, de techos bajos y un hermoso patio interior con una fuente, diseñada con un ejemplar sentido de la tradición, por el arquitecto Roberto Rodríguez Silva.  En los garajes se inventó un bar y se trajo de Medellín un montón de bellísimos muebles vieneses y franceses de art-nouveau y de estilo Thonet, que habían adornado un antiguo hotel de Medellín y unos bares de comienzo de siglo ya desaparecidos.  La casa fue transformada y fue desde 1979, al comienzo la Bella Época, un restaurante que fue la sensación en Bogotá en el primer lustro de los 80 y que se trasladó a la que se llama hoy zona G.  La casa que consiguió Horacio en la zona G, fue refaccionada con un sentido moderno por el joven arquitecto Pablo Moreno, de muy buen gusto y bellas proporciones art-deco y los viejos muebles vieneses se combinaron con una colección de sillas típicas de los grandes cafés de París, como la Brasserie Lipp y el Deux Magot, que dan un ambiente incomparable al comedor de la parte baja y del segundo piso. 

Por la vieja Bella Época, que se transformó en la Casa Vieja del norte en 1984 y que duró casi 30 años, pasaron muchas personalidades.  Los pintores Fernando Botero y Alejandro Obregón, la actriz Margaux Hemingway, el violinista Riuggiero Ricci, el pianista Lukas Foss, los escritores Gabriel García Márquez, Guillermo Cabrera Infante, Alvaro Mutis y Alastair Reid, todas las divas emergentes de la época y el caleidoscopio de empresarios, negociantes de bolsa, captadores de fondos y todos los demás representantes de los años de la aventura financiera que fue la década del 80.  Pablo Jaramillo, su gerente, hizo una tarea extraordinaria de profesional de la gastronomía y el arte de la restauración individual, al aunar el concepto de las cinco Casa Vieja que funcionaron en Bogotá durante varias décadas.  La de la Pepe Sierra, la del Norte, San Diego, El Claustro de las Aguas y la vieja casa colonial de la Avenida Jiménez.  Hoy quedan tres y Pablo cumplió la hazaña de aunar el concepto de provisiones y administración, para mantener la idea de una comida típica colombiana que tiene pocos pares en Bogotá, aliado ese concepto al de una buena mesa internacional.  Su hija Nathalie sigue esa tarea con éxito, después de la lamentable desaparición de su padre hace ocho años, siendo muy joven.  Pero dejó un legado de concepto administrativo y de calidad culinaria que persiste en las tres Casa Vieja, de la 70 con la séptima, del tradicional San Diego y de la  avenida Jiménez, una joya de arquitectónica colonial que Horacio preserva en sus detalles y en un ambiente de veras arcaico y encantador, un rincón de lo que era Santa Fe de Bogotá en siglo XIX.   

Casa Vieja es ya un nombre muy establecido en el amplio mapa de los restaurantes bogotanos.  Una edición del Sunday Times, del año 75, elogió su ajiaco como el mejor que había encontrado la editora Ruth Hall en su visita a la capital.  El elogio persiste en las crónicas de muchos viajeros y periodistas de la buena mesa, como en el caso de un artículo del New York Times, de hace un par de años, que colocó a Bogotá como una de las capitales gastronómicas de la América Latina y que prodigó a Casa Vieja toda suerte de elogios, por la variedad y calidad de los mejores platos de la cocina colombiana, por sus ambientes elegantes pero informales y por el concepto de servicio amable y familiar. 

Bernardo Hoyos P.

Director Emisora 106.9 FM

Universidad Jorge Tadeo Lozano

 

Regresar

 

 

 

Copyright © 2010 MEJORESRESTAURANTESDEBOGOTA.COM   Todos los derechos reservados

HOME  |  QUIÉNES SOMOS  |  RESTAURANTES  |  ARTÍCULOS |  VIDEOS  |  FOTOS  |  NOTICIAS  |  RECETAS  |  MARIDAJES

DISEÑO & MANTENIMIENTO:  VEAFOTOAQUI.COM

QUALITY MED LTDA.